fbpx
  • Home
  • BLOG

Todos conocemos la pirámide de necesidades básicas de Maslow, ésta representa todas las cosas que necesita cubrir el ser humano para vivir; tales como la respiración, la alimentación, el afecto, etc. Aunque hoy en día todas las generaciones manejan el internet ya sea para comunicarse, informarse o entretenerse, no se había proyectado que éste se convirtiera en una necesidad dentro de la pirámide de Maslow hasta que llegó la generación T.

La generación T (o táctil) comprende a todos los niños nacidos desde 2010 en adelante, hasta 2025, y son la primera generación en nacer 100% digitales. En un artículo de 2019 llamado “Generación T: cómo son los niños que conquistarán el futuro” de Suárez, ella explica que “Los niños actuales prácticamente no cuentan con referencias analógicas. Si el mundo no está mediado por la pantalla, puede resultarles difícil adaptarse a él. Digámoslo más sencillo: para ellos, Internet es una necesidad básica como la electricidad”. Ya aquí comenzamos a hablar de cómo esa generación añade el internet como la
forma de vida que más conocen y es muy evidente la facilidad que tienen para manejar la tecnología incluso antes de aprender a hablar.

La gigante exposición de la Generación T a la tecnología tiene las opiniones divididas, muchas personas están viendo un lado positivo en el gran acceso a información que tendrán los niños desde una temprana edad, así como muchos se preocupan de que esta nueva forma de crecimiento les va a interrumpir el aprendizaje analógico que las antiguas generaciones hemos podido tener. En
un artículo de BBC Mundo, escrito por Solé en 2019 llamado “Qué es la generación Alfa, la primera que será 100% digital” donde se entrevistó a Balaguer, un psicólogo y docente uruguayo, y a Nellis, profesor de economía, sobre sus opiniones con respecto a la nueva generación y su contacto con la tecnología, ambos presentaron opiniones divididas referentes a si la generación T vivirá mejor que sus padres. “Creo que la generación Alfa vivirá mejor que sus padres no sólo en términos de ingresos sino también en términos de calidad de vida entendida como tener más capacidad de elección, más oportunidades de educación, más cuidado hacia los otros, etc.”, esta fue la respuesta que dio Nellis, demostrando que ve
un futuro positivo y más abierto a oportunidades que las generaciones pasadas no tuvieron desde niños.


Por otra parte, Balaguer expresa cierta preocupación hacia el desarrollo cognitivo que puedan estar teniendo los niños. “Han tenido más atención que generaciones anteriores, más presencia paterna, pero también sus vidas están muy atravesadas por la tecnología omnipresente y tienen padres más
extendidos hacia afuera, conectados por defecto, y eso claramente es una limitante para la disponibilidad emocional y la calidad de la atención. Son niños que en general tienen menos interacción a través de historias narrativas y menos intercambio de lenguaje, lo que provoca que haya más patologías de lenguaje que una década atrás, así como mayor incidencia de trastornos
oftalmológicos y déficit atencional”.
Con estas respuestas podemos determinar que al igual que todo lo que sucede en el mundo existen ventajas y desventajas generadas por el crecimiento de la Generación T con la tecnología. Es por lo tanto nuestra responsabilidad guiar a estas nuevas generaciones hacia el uso responsable de las tecnologías para que más que solo una necesidad sean una herramienta de crecimiento personal que nos permita generar valor compartido a la sociedad enfatizando su uso no solo para facilitar tareas cotidianas sino para permitir el desarrollo
humano, cognitivo y social.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *