fbpx

Autor: Sophia Carmona Castellanos

Estudiante de la Lic. en Cosmetología y Cosmiatría Corporal Universidad Unilomas

Es verdad que solemos confundir la definición de piel seca y deshidratada pero hay una gran diferencia. La siguiente tabla puede ayudarte a distinguir las principales diferencias.

Piel seca.Piel deshidratada.
Es un tipo de piel y puede ser por genética.

La piel seca significa que el cuerpo no está produciendo sebo suficiente.

La piel estará seca en todo tu cuerpo.

Puede padecer de envejecimiento prematuro y en casos extremo eccemas.

La piel puede empeorar con los cambio de clima o temperatura, con algunos ingredientes o con los cambios hormonales.

Los productos a base de aceite son buenos para este tipo de piel.
Es una condición de la piel, no un tipo de piel.
La deshidratación significa que tu cuerpo está perdiendo más agua de lo que está recibiendo.

La piel puede sentirse seca y grasa al mismo tiempo.

Pueden llegar a salir brotes de granos.Puede ser una condición temporal, pues lo que lo puede estar afectando es la dieta que estas llevando, el medio ambiente, estrés o una mala rutina de belleza o de cuidado.

Los productos a base de agua son buenos para esta condición. 
Principales síntomas que puedes detectar de forma común.

Tienes sensación de piel tirante por las mañanas o recién lavada tu cara.

Puedes presentar pequeños parches de piel áspera y escamosa.
Comezón en algunas zonas.Tu piel es opaca y sin brillo en el día.
Principales síntomas que puedes detectar de forma común.
Visualmente tu piel luce seca y puedes presentar zonas áspera y escamosa y durante el día tu piel produce exceso de sebo.

Sueles tener problemas con productos para piel grasa y eso hace que se deshidrate aun más.

Al reconocer la condición de tu piel es más fácil identificar las mejores soluciones para recuperar la humedad de tu piel seca o restaurar los niveles de agua de tu piel deshidratada.

Piel seca: retener la humedad natural de la piel.

  • Ácido hialurónico.
  • Aceites de semillas.
  • Manteca de karité.
  • Aceites de plantas
  • Aceites minerales.
  • Ceramides. 

Piel deshidratada: restaurar los niveles de agua.

  • Ácido hialurónico.
  • Aloe.
  • Miel.
  • Ácido láctico.
  • Ácido cítrico. 
  • Ceramides.

No olvides consultar a un cosmetólogo cosmiatra para que pueda diagnosticar tu piel y recomendarte el tratamiento más adecuado.

Referencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *